Nuestra Historia

Ubicado en el valle de Benasque, en el corazón de los Pirineos y en pleno Parque Natural Posets-Maladeta, el valle de Estós, formado por el río de su mismo nombre, es uno de los más bellos del Pirineo. Desde tiempos inmemoriales es propiedad comunal de los vecinos de Benasque, estatus que actualmente mantiene a través de la CB Monte de Estós.

El Valle de Estós ha sido y es una fuente de recursos que ha proporcionado a los benasqueses grandes beneficios económicos, que van desde el aprovechamiento de los pastos, a la explotación de madera, caza y pesca, a lo que cabe añadir desde el siglo XX, la explotación hidrológica y el turismo de alta montaña, contando para ello con el refugio del Cantal, también conocido como Refugio de Estós. Desde el año 1994, por ley, está integrado en el parque natural Maladeta-Posets, manteniendo la propiedad comunal en manos de los vecinos de Benasque.

Durante el siglo XIV la villa y valle de Benasque quedan integrados en el recién creado condado de Ribagorza (1322), pocos años después en 1367, los síndicos de la villa compran al conde de Ribagorza don Alonso de Aragón, por 20.000 sueldos jaqueses todos los derechos y privilegios que tenían en la dicha villa, entre ellos el dominio directo del territorio, fijando todos los impuestos en un único pago anual de 450 sueldos jaqueses pagaderos en cada un año el día de San Martín (11 de noviembre).

La situación se mantuvo sin cambios en cuanto a la propiedad ni al uso y explotación de los valles y monte comunes hasta el siglo XVIII, siglo en el cual una vez finalizada la Guerra de Sucesión, y probablemente a causa de los gastos generados por la propia guerra, el ayuntamiento procedió a vender algunas tierras a vecinos de la villa y aldeas y también a agrupar otras en torno al valle de Estós. Para ello se permutan a los propietarios de fincas en la Ribera de Estós por otros bienes comunales ubicados en otras zonas del valle. Esta reorganización se realizó de común acuerdo entre los vecinos de la villa “Por la grande utilidad que se considera han de lograr todos los de esta villa y sus barrios redugendo estos prados de la Ribera a monte común“. (Benasque, a 24 de junio de 1757).

Quedó pues Estós ampliado sustancialmente, de este modo, se llega al siglo XIX y con él las conocidas desamortizaciones de Espartero, Mendizábal o Madoz está última afectaba también a los bienes comunales de los pueblos, de hecho en 1851, se solicitan informes al ayuntamiento de Benasque para que diga cuáles son los bienes de propios del ayuntamiento con el fin de enajenarlos o desamortizarlos a lo que se contesta que esos bienes son las montañas de Ballivierna, Aiguespases, Chuise, Mon, Ysseya, Lliterola, Ardonés, Ampriu, la Valí y Estós y que en modo algún conviene enajenarlos o desamortizarlos, siendo preferible mantenerlos como están, debido a que este país se dedica mayoritariamente a la ganadería. La ley se aprueba en 1855. En Benasque se decide para sortear la ley dejar como montes municipales prácticamente todo el término, pero para cumplir con lo ordenado se opta por hacer del valle de Estás una propiedad privada, en manos de 184 propietarios, es decir prácticamente la totalidad de las casas de Benasque, Anciles y Cerler.

En 1863, fue catalogado por la jefatura de montes como monte número 29. En 1877 en una escritura de venta del derecho a leña y pasto en Estós se dice que su extensión es de dos horas de largo y dos horas de ancho linda con Francia por el norte y con el lugar de Eriste por el sur. En 1890, se inscribió en Registro de la propiedad de Boltaña. Desde esa fecha queda constituida la Sociedad Monte de Estós, compuesta por 184 propietarios y regida por una Junta Administrativa, formada por nueve de estos propietarios (mas el alcalde ) por cuatro años, renovando a cinco de ellos cada dos años.

Durante el periodo en el que no existió Junta, el ayuntamiento se encargó de dirigir la Sociedad Monte de Estos, situación que se dio desde el año 1939 hasta los años cincuenta, en que se retoma a la tradicional forma de gestión de la citada Sociedad.

En el año 1945 se autoriza y construye por parte de Ejército, un acuartelamiento militar que se mantuvo hasta 1959, año en el cual fue destruido por un incendio. En 1949, se inaugura el albergue-refugio de El Cantal, que también sufrió un incendio en 1979 fue reconstruido y reinaugurado en 1987.

Nuevas reformas condujeron a un nuevo cambio en 1999. La Sociedad Monte de Estós pasó a denominarse Comunidad de Bienes del Monte de Estós, sus estatutos fueron también reformados inspirándose en otros anteriores, concretamente en los del año 1910.

Texto gentileza de: Antonio Merino Mora

1870total visits,2visits today